Biscayne Boulevard y la 28

P, el tío de R, había sido un afamado gimnasta de la generación de Blume. También había hecho películas con Bud Spencer y Terence Hill en Italia. Emigró a los Estados Unidos en los 80; bueno, en realidad no tuvo más remedio, no sé qué de delitos fiscales y otras elegancias. En Miami estableció su base inmobiliaria: casas en Key Biscayne, Brickell Avenue y edificios de oficinas en Biscayne Avenue. Provenía de una familia bastante pobre gallega y alcanzó el sueño americano. Exigente, excéntrico. El aparcamiento de su edificio emblema en la 47 con Biscayne tenía un tanque y varios Rolls Royce. Incluso había adquirido el descapotable negro con una franja blanca que aparecía en una película de acción no muy antigua protagonizada por Nicholas Cage.

R y yo vivimos primero en la primera planta de otro edificio muy conocido situado en Biscayne Avenue con la 28, el New Times of Miami. Luego nos mudamos a un típico edificio americano de dos plantas con piscina en la 29. Sin embargo, R y yo para aquél entonces ya no éramos pareja. Él se tiraba a todo lo que tuviera falda y yo a un venezolano hijo de españoles, vicepresidente de la empresa de componentes para persianas en la que yo trabajaba. Era el año 95.

Biscayne Boulevard y la 28