Twitter, te odio… y te quiero (editado)

Se ha marchado @Proscojoncio.

¿Y quién era @Proscojoncio? os preguntaréis. Pues un tuitero que hacía montajes humorísticos para El Jueves y para Likes, el Programa de Cero. Se ha marchado (por lo que me cuentan) porque una marca de whisky ha “premiado” a cuentas que roban contenido en Twitter pagándoles para que hagan una campaña publicitaria. No es la primera ni la última vez que algo así sucede. Que alguien cierre su cuenta cansado de ser plagiado y ver cómo otros se lucran a su costa, cuando el creador del contenido puede estar viviendo de eso, de su propio contenido.

Y Twitter no hace nada para remediarlo.

Entiendo que canse y queme el hecho de que te roben, que te plagien. No sé si cerrar la cuenta es demasiado extremo y a largo plazo, inútil.

Pero que haya cuentas que se lucren a costa del contenido de los demás me parece obsceno. Es algo que me toca las narices de Twitter. Porque Twitter verifica a todo dios y su madre EXCEPTO al que dota de contenido al mismo Twitter. Así le va a la empresa. Pienso que el valor de Twitter lo construyen los usuarios, esos a los que la empresa da de lado, no defiende. Quién va a querer comprar una empresa así. Y en cierto modo, esa es una de las muchas razones por las que borré casi todos mis tuits.

Si no fuera por la cantidad de personas a las que he conocido gracias a Twitter o la cantidad de cosas que descubro y aprendo cada día que entro en esa red, habría cerrado mi cuenta hace ya tiempo. Y me consta que no soy la única.

Twitter está tan obsesionado por monetizar su red social, tan obsesionado por conseguir dinero que da la impresión de que no tienen una estrategia clara sobre cómo hacerlo y continuamente está dando bandazos (que si ahora cierro Vine, que si ahora pongo un botón que permita hacer encuestas, limitaditas, eso sí… que si ahora verifico cuentas que roban contenido, en fin). Y dar bandazos os lleva a descuidar a los usuarios, chavalada de Twitter. Y si noto que no me defiendes, que no me cuidas, al final, como en todo, me voy a ir a tu competencia. No yo, no de momento, hablo así, en general. A mí me gusta cuando me llaman “tuitera” y estoy muy orgullosa de ello, lo dije en su día: https://soylafeadelbaile.com/2016/03/21/mi-tuit-mas-largo-felicidades-twitter/

¿Qué opciones hay? así a bote pronto se me ocurre poder reportar a cuentas que plagian para que Twitter las cierre. Y reportarlas por plagio y poder demostrarlo.

También puedes verificar cuentas de tuiteros, que tan sólo sean eso, tuiteros. Ya verás cómo si me siento arropado, cómo si veo que Twitter apuesta por mí, yo voy a seguir apostando por Twitter.

Seguramente hay más opciones, seguro. Pero yo sólo soy una tuitera.

Gracias por leerme.

[Edito: ayer, 16 de febrero, Pepo Jiménez, @kurioso en Twitter, escribió esto en Voz Populi http://www.vozpopuli.com/memesis/ballantines-publicidad-plagios-influencity_0_1000100904.html

En este artículo, Pepo cuenta cómo funciona el tema de la publicidad en Twitter y denuncia lo sucedido con Proscojoncio]